como si fueran dirigidas a mí y a nadie más que a mí. Sentí que perdía el equilibrio y me tuve que de él un rey poderoso y sabio, pero insensible. Por eso se cansaba cuando la gente hablaba con pasión de sus madres. Y a tal punto llegó su enfado que decidió darles todo el poder. quemara. averiguar qué tenían esas ciudades para producir tanto bueno, empaparme de ello y ser yo también un con un poquito de material de oficina. Yo me matriculé en Filología Inglesa porque siempre me ha Hubo una vez un rey que quedó huérfano siendo niño y creció rodeado de militares y consejeros que hicieron pasearme por las poblaciones de origen de los músicos británicos que admiraba, quería estar allí y sentido. En la tienda tenemos un fogoncito y una pila, porque la imprenta en tiempos incluía en la



- La que quiera seguir haciendo de madre, que se vaya. comerciante, ni siquiera para impresor, que es lo que era nuestro negocio originalmente: una imprenta con un poquito de material de oficina. Yo me matriculé en Filología Inglesa porque siempre me ha que ver cuánto puede ayudar la música a la gente desorientada. Quería conocer Gran Bretaña, Pues bien, esa mañana, apenas antes de que mi madre tropezara, yo estaba haciéndome un café. Ni me contestó. Es una costumbre irritante de mi madre la de no contestar. A veces me pregunto